¡Mierda! ¡Me salió Balaguer!

by nosotroslospobres

balaguervelorioYa por ahí se está diciendo que a los dominicanos descendientes de haitianos no se les puede dar papeles porque, dique, hay 4 millones de haitianos en Santo Domingo y si se les da el derecho a votar a ellos pudieran elegir un presidente y hasta fusionar a los dos países.

Coño, pero, hazme el favor, cieguito, quédate quieto en la tumba.  Bastante que te parecías a un muerto en esos últimos años, ¿no quieres descansar un chin, asesino viejo?

En serio, ¿nos vamos a comer un cuento así tan pendejo?  Primero, que se sepa que es la mismísima cosa que dicen los racistas aquí en Nueva York de los latinos—“como siguen llegando, van a apoderarse del país”—y así piden mas deportaciones y un muro en la frontera de México y toa la vaina.

Segundo, no son ningún cuatro millones, ¿va a seguir, Joaquín?  Llega la comunidad de haitianos y dominico-haitianos en Republica Dominicana a algún millón de gente, como mucho.  Pudieran influir en una elección, está bien, igual como los latinos lo han hecho aquí en Estados Unidos.  Pero ¿elegir un presidente?  Eso yo lo creo cuando vea a un mexicano en la casa blanca.

Y como quiera, ¿qué pasaría si votaran todos esos haitianos?—y acuérdense, que son los que cortan la caña, son los que siembran y cosechan, son los que construyen casas y edificios, son los que limpian, o sea, si un país que trabaja es un país que progresa, como decía el doctoi, entonces el progreso que ha hecho dominicana en los últimos años se debe por lo menos en gran parte a los haitianos.  Pongamos que ayudan a elegir un presidente.  ¿A quien exactamente es que no le conviene eso?

Como si los dominicanos habían sido tan buenos para esa tarea.  Miremos estos últimos presidentes, los que han sido elegidos por dominicanos.  ¿Cómo le ha ido a la gente en la calle?  Leonel, Hipólito, Leonel, de nuevo Leonel, finalmente Danilo.  ¿A quién le ha ido bien?

Todo el mundo sabe que en Santo Domingo las cosas se ponen más caras todos los días.  Sube el peso para que los comerciantes no pierdan dinero pero las remesas no valen la mitad de lo que valían y los precios no bajan con el dólar.  Sabemos que hay muchísima gente sin trabajo.  Sabemos que el agua y la luz llegan cuando le da la gana. Un Metro, gran cosa, y nosotros la gente, todos los días más jodidos.

Y si fuera solo eso, pero no—ellos se hacen millonarios en lo que nos lleva el diablo a nosotros.  Mira el caso de Félix Bautista.  En el ‘96, cuando se postuló la primera vez, tenía bienes de 547,000 RD.  Ya para el 2010 disponía de 16 millones de pesos; pero ahora, en solo cuatro años, ese tiguere tiene 407 millones de pesos.  Coño, pero debe ser inteligente, el muchacho, ¿eh?  Si sabemos que son todos unos ladronazos, ¿hay que seguir dando datos?

Entonces también contratos para compañías extranjeras que le sacan el jugo al país y no le toca nada al pueblo, solo hay para los políticos y los patrones y sus amigos.

Mirando todo eso bien, ¿y que pasaría si los haitianos ayudaran a elegir un presidente?

Primero, como el haitiano hace los trabajos más duros en Santo Domingo, yo supongo que solo le daría su voto a uno que cambiaría las leyes para proteger un poco los derechos de él que trabaja; ¿no te conviene eso a ti, ni le conviene a tu familia?  Tal vez se tendría que pagar un poco mejor.  Tal vez se haría algo para darle trabajo a la gente, como ahora mismo no hay trabajo para nadie.

El problema no es que uno cree en presidentes, el problema es que un dominicano que trabaja tiene más en común con un haitiano que trabaja que con un dominicano rico.  Y si el haitiano tiene que coger lo que le den porque anda con miedo de que lo deporten, el dominicano va a tener que aceptar menos también, y así nos jodemos todos.  Si al haitiano lo puede maltratar en la calle la policía, al dominicano le comenzará a pasar lo mismo—¿no ves que hace mucho los supuestos delincuentes, que podrían ser pobres diablos familiares de uno, están apareciendo muertos en todos lados, culpable porque un policía lo dijo, sin derecho a juicio ni a nada?  Si al dominicano hijo de padres haitianos se le puede quitar su acta de nacimiento y todos sus documentos, ¿quién quita que otro gobierno comience a negarle los derechos a uno?  Te lo digo, lo que se acepta que le pase al haitiano hoy, le puede pasar mañana a la familia de uno.  Dí que no, pero pregúntale a cualquier viejo como la pasaba en los tiempos de Trujillo, pa’ que vea.

Al dominicano le gusta privar en que vale más que el haitiano, y los ricos nada más se ríen y los explotan a los dos igual; hasta que no se reconozca al haitiano trabajador como hermano y al dominicano explotador como enemigo, vamos a seguir comiendo la misma mierda.

Advertisements