Un buen momento para recordar a Kiko

by nosotroslospobres

609652

Ferguson, Ayotzinapa, San Francisco de Macoris y la UASD; no ha cambiado nada

Ahora que el mundo se enfoca en la violencia policiaca que se esta librando en Ferguson y en Cleveland, nos parece buen momento para recordar nuestro vecino, Kiko Garcia, quien fue victima de las balas asesinas de la NYPD el 3 de julio del 1992.

Al recordar a Kiko, recordemos que lo de Ferguson no es fenómeno ajeno, ni distante. Es un problema que afecta tanto a los inmigrante que a la comunidad negra. La violencia y el racismo de los agentes del estado toma muchas formas, ya sea asesinato, como en el caso del joven trabajador de bodega Reynaldo Cuevas, asesinado por un policía en el Bronx el 7 de septiembre del 2012; ya sea deportación; ya sea el acoso cotidiano que la policía les proporciona a los inmigrante. Conociendo, como la conocemos, a la policía, no se debe suponer que la violencia en Ferguson surge de los manifestantes. Tampoco debemos suponer que esa violencia representa un mal de por si. De la rebelión popular después de la muerte de Kiko, la comunidad percibió beneficios importantes, entre ellos una impresionante inyección de fondos, sobre todo para la educación.

Los motines que se levantaron en la comunidad después que muriera aquel vecino también contribuyeron al lanzamiento de varias carreras políticas, principal entre ellas la de Guillermo Morales, que acababa de elegirse concejal cuando Kiko murió. La posterior trayectoria de Linares encierra una lección importante para nosotros ahora cuando miramos los sucesos no solo de Ferguson, sino de aquí de Nueva York, donde en Brooklyn la policía acaban de matar a tiros a un joven, también negro, que no estaba involucrado en absoluto en ningún tipo de delito. La lección se trata de clase social, porque lo que pasa en Ferguson, y la manera en que se interpreta, al igual de lo que pasaba cuando murió Kiko, tiene que ver no solo con raza sino con clase también.

WashingtonHeightsRiotsBoyMarching-

En el momento clave de los sucesos del ‘92, cuando el nuevo concejal lleva una marcha de las personas “serias” de la comunidad hasta el cuartel 34, Linares se establece en los ojos del partido demócrata y de la municipalidad como una persona que puede pacificar la comunidad, pero en nada avanza los intereses de los que sufrían en el dia a dia a manos de la policía, los mismos que se habían arriesgado tirando piedras y quemando gomas—entre los cuales se encontraban no solo a los tigueres de la esquina, sino que a mucha gente seria y trabajadora que no aguantaban mas los constantes abusos. Claro que no iba a tener presente los intereses del pueblo…acaso Linares iba sufriendo los abusos policiacos que sufre el taxista que lo paran constantemente y le dan multa por recoger en la calle, o sea, por buscar su arroz? Iba sufriendo los abusos que sufre el que hace los deliveries, que le dan multas por andar con la bicicleta en la acera, antes aun que ha tenido tiempo suficiente como para quitarle la cadena y el candado? O los abusos que sufren los miles de jóvenes que lo paran para registrarlos (y se sigue haciendo, sea lo que sea la supuesta política oficial del alcalde y su policía) sin ningún sospecho de que hayan cometido un delito? O los abusos que sufren los también los jóvenes que tienen, increíblemente, en lugar de la cantidad suficiente de maestros, policías con detectores de metal dentro de sus propias escuelas, que los pueden detener y mandar a la cárcel como si fueran delincuentes andando en la calle? Son estos los que andan quemando carros y tirando botellas en Ferguson, igual como lo hicieron cuando la muerte de Kiko, y nadie que no haya pasado por lo mismo tiene el derecho de “pacificarlos”, ni que sea por su propio bien. Andan por ahí un nuevo grupo de “pacificadores”, gente de clase media que dicen tener primero el bien de la comunidad—pero tenemos dudas. La historia nos ensena que estos señores tienen primero la seguridad de la comunidad cuando esta encaja con sus ambiciones. Se acuerdan de cuando Linares dio el voto clave en el concejo municipal para aprobar la expansión del Pathmark en la 125, y asi de un tiro vendio a los pequenos comerciantes dominicanos y comenzó a edificar los fundamentos para el desplazamiento? Sin embargo, años después de la muerte de Kiko, la NYPD sigue abusando y hasta matando, porque siempre aparece un Linares o un Jumaane Williams para pacificar al pueblo cuando se levanta.

Si el problema se trata de raza y también de clase social, la solución también. Los políticos son muy comodos, no se van a mover nunca a hacer los cambios históricos que podrían asegurar las vidas de los jóvenes negros y latinos a manos de la policía. Mira que, por mas Linares y Espaillat y Obama que ha habido, a 21 años de la muerte de Kiko Garcia la policía sigue matando igual. No ha cambiado nada porque nosotros, la gente que salen todos los días a trabajar, dejamos las cosas a los políticos y no utilizamos las organizaciones que ya tenemos en pie. Hagámosle honor a los nombres de Kiko Garcia y Mike Brown, entre tantos otros. Contemos con nuestros propios recursos, clubes, bases, organizaciones de nosotros, los pobres, neguémonos a pacificar el pueblo cuando se levante, y mandemos a estos políticos ambiciosos y chupasangres a la mierda.

Advertisements