El impacto de los movimientos autónomos: segunda de cuatro partes

by nosotroslospobres

Mexico 2010 jan - april 302

Transcendencia de movimientos autónomos

 

Dada la naturaleza informal de los movimientos autónomos, es difícil llegar a un estimado de la cantidad de gente que involucran, o a quienes afectan. Lo que queda sin dudas es que ciertas manifestaciones de la corriente autónoma han movilizado una cantidad importante de personas. En Argentina, por ejemplo, se estima que las 350 empresas recuperadas, emplean y están gestionadas por mas de 25,000 trabajadores. Las asambleas de “piqueteros duros”, quienes se niegan a colaborar con el partido peronista, han reunido mas de 8,000 personas en el centro de Buenos Aires. Los voceros del movimiento dicen que entre las varias tendencias que componen el movimiento piquetero hay unos 200,000 militantes activos. En Cochabamba, Bolivia, las asambleas que llevaron a la gestión popular del agua involucraron alrededor de 120,000 personas. La región autónoma de México administrada por el EZLN tiene una población de unos 250,000. Las autodefensas de Michoacán, por no mencionar las de otros estados, suman mas de 20,000 integrantes. El MST, el gigante de los movimientos autónomos latinoamericanos, reúne mas de 1.5 millones de miembros activos. No resulta muy difícil pensar que debe haber más de tres millones de personas, como minimo, directamente involucradas en algún tipo de movimiento autónomo a través del mundo, y otros varios millones que han sentido su influencia—y eso sin mencionar su impacto indirecto sobre la lucha global en contra del capitalismo y el neoliberalismo.

Una de las mas frecuentes criticas de la izquierda libertaria en general y del anarquismo en particular es que no tienen una trayectoria de logros históricos. Se señala al eventual fracaso de la revolución española y a la hegemonía de la ideología marxista-leninista en los posteriores movimientos revolucionarios como prueba que la democracia directa no encaja con la revolución “exitosa” (sin entretenernos aquí con la cuestión de la definición de la palabra éxito). Si miramos brevemente la historia de los varios movimientos autónomos, pareciera que vindica el potencial revolucionario de las formas organizativas de la democracia directa en las cuales los oprimidos y la clase trabajadora llevan el papel principal dentro de sus propias luchas.

En primer lugar, a estos movimientos se les puede achacar muchos logros concretos para los oprimidos durante los últimos 20 años, por lo general logrados fuera de la esfera de la burocracia gubernamental. Como ya se señaló, hay 25,000 trabajadores en Argentina, mas un numero importante en Uruguay y Brasil, que pudieron darle de comer a sus familias a pesar del derrumbe de la economía regional en el 2001. Mas importante aun, los medios de producción permanecen en manos de esos trabajadores, lo cual les da un grado de independencia tanto del estado como de la clase capitalista que permite el desarrollo potencial de una consciencia revolucionaria—pero eso sí, como se va a discutir a continuación, esa consciencia no va a caer del cielo ni se va a desarrollar sola. En Bolivia, la administración del agua de una ciudad entera se le encargó a las cooperativas locales autónomas, lo cual les quitó de encima a los residentes de Cochabamba un cargo económico considerable, y lo cual también dejó en existencia, un espacio dentro del cual, el control de los oprimidos y de los trabajadores sobre su propia vida, fue parte de la agenda. En India y México, los movimientos autónomos han logrado impedir la construcción de represas gigantescas que hubieran desplazado a cientos de miles. Mas recientemente aun, la violencia de los carteles de drogas, auspiciados por el estado, se ha frenado en Michoacán y Guerrero gracias a los grupos autónomos armados.

images

En cuanto al nivel de vida ampliamente definido, no cabe dudas que los grupos autodenominados como autónomos con mas impacto son el Movimento Sem Terra de Brasil y el EZLN de Chiapas. A través del MST, 475,000 familias, la gran mayoría trabajadores rurales sin tierra, han podido expropiar y trabajar la tierra lo cual les ha permitido sobrevivir. Al mismo tiempo, sus educadores populares han enseñado a leer a mas de 50,000 adultos. También hay alrededor de 150,000 niños inscriptos en mas de 1200 escuelas primarias y secundarias localizadas en las tierras ocupadas por el MST. Por último, la universidad que estableció el movimiento ha proporcionado instrucción en pedagogía y agronomía a cientos de personas.

Al levantarse en armas en 1994, los neo-zapatistas del EZLN expropiaron las tierras de los grandes terratenientes. La tierra que ahí se obtuvo se ha utilizado para sostener una cantidad de cooperativas de productores y consumidores, la mayoría basadas en el consumo local; esto, en una área en donde la mayor parte de la población se encontraba en la posición de siervos de latifundio. Debido a la rebelión zapatista, la producción y el consumo agrícola han incrementado en Chiapas, y la población no ha sido desplazada de la tierra, a pesar de que en otras regiones del país, el campo mexicano ha sido despoblado debido a los efectos de NAFTA,. Mas significativo aun ha sido el progreso en cuanto a la salud. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud:

“Existen actualmente algunas 200 casas comunitarias de salud y 25 clínicas regionales autónomas, algunas de las cuales llevan ya 10 años funcionando, y una clínica dental…Si nos acordamos de que casi todas las facilidades medicas se han construido en lugares donde antes no existía ninguna, es fácil apreciar el significado de este logro del esfuerzo común.”

_72015404_clinica

 

Significado político y simbólico

La rebelión en Chiapas marcó la pauta en una nueva época de la resistencia al capitalismo internacional. Con el derrumbe de los países del bloque soviético la prensa declaraba el “fin de la historia” y el triunfo de la “democracia”—eufemismo fácil para el capitalismo occidental. La izquierda tradicional se encontraba en descomposición, su influencia entre la clase trabajadora drásticamente disminuida. El EZLN agarró al estado mexicano y el mundo entero por sorpresa, y encarnó uno de los primeros desafíos a la globalización neoliberal. El hecho de que se lanzara la rebelión el mismo día en que se pusiera en vigor el acuerdo NAFTA señala que el nuevo movimiento hacia el blanco no solo al gobierno mexicano, y ni siquiera al imperialismo estadounidense, aunque estos dos enemigos tradicionales del pueblo también sentían el desafío implícito; sino que el levantamiento se dirigía al sistema de finanzas y de acuerdos comerciales con los cuales se estaba llevando a cabo un proceso de imposición del modelo neoliberal en toda América Latina y el mundo antiguamente colonizado.

Los movimientos autónomos que se desarrollaban en el transcurso de la década compartían la orientación común de la oposición al capitalismo internacional y a las instituciones financieras globales, mientras al mismo tiempo se enfrentaban a los enemigos locales de clase con referencia a las luchas locales. El MST, por ejemplo, comenzó como un movimiento del proletariado rural contra los latifundistas. En lo que se iba cambiando la configuración de la economía global, el movimiento llegó a entender que tenia enemigos nuevos, entre ellos los agropecuarios globales—y nuevos aliados, como la clase trabajadora urbana brasileña, y los grupos campesinos internacionales. Desde ese momento, las acciones se dirigen tanto en contra de las propiedades y negocios de la Monsanto como contra los latifundistas.

El modelo neoliberal privatizó los servicios públicos y ponía a la venta la tierra y los recursos naturales para el capitalismo internacional. El resultado fue que millones se encontraron privados de trabajo, tierra, y, en el caso de Bolivia, de las necesidades tan básicas como lo que es el agua. La reacción, tratase de los trabajadores petroleros desocupados argentinos que formaron los MTD; de los trabajadores a través del continente entero que ocuparon las fabricas que habían sido expuestas a la competición insostenible; de los ocupas de tierra de Brasil y otros lugares; de los “guerreros del agua” de Bolivia; o de los zapatistas armados en Chiapas, fue el enfrentamiento a estos sucesos tanto contra los que los llevaron a cabo—los gobiernos locales y nacionales y los capitalistas nacionales—como los que los planificaron, los financiaron, y los dirigían, institutos como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. En este sentido, los movimientos autónomos forman parte de la tradición antiimperialista de la izquierda latinoamericana, una tradición que ha tenido una influencia importante sobre ellos. La diferencia es que los movimientos autónomos tienden a concebir al imperio como algo que trasciende el poder estatal de Europa y los Estados Unidos, y viene residiendo en el capital internacional—incluso, en la burguesía nacional. Este marco teórico ha creado la base para un internacionalismo nuevo entre sus participantes. La solidaridad entre los movimientos autónomos en América Latina se expresa con frecuencia en términos materiales, aparte de los vínculos fraternales que mantienen con los otros movimientos a través del mundo, para los cuales les han servido muchas veces como modelos.

20131010-deir-istiya-0005

Solidaridad entre pueblos: un voluntario del MST cosecha aceitunas en Palestina

Poder Popular, pero en manos del pueblo

La transcendencia simbólica e ideológica de los movimientos autónomos se subraya aun mas cuando miramos los principios de organización internos de los movimientos sociales de los últimos años. Las asambleas tradicionales de la cultura Maya de Chiapas, las que ha utilizado el EZLN para tomar decisiones, se han adoptado por toda América Latina, ya sea en homenaje a los neo-zapatistas, o la forma mas natural de la auto organización de una clase trabajadora que se ha visto plagada históricamente de la dictadura, el clientelismo y la traición. Posteriormente, las estructuras latinoamericanas se han replicado a través del mundo entero, ya sea en la Plaza Tahrir, en las provincias indias de Gujarat y Madhya Pradesh, o en la Plaza Zucotti de Nueva York. Con todos las fallas que tengan estos movimientos, fallas sobre las cuales se va a reflexionar en la próxima sección de esta nota, es indiscutible que la estructura de la asamblea ha permitido mayor participación de los oprimidos y los trabajadores en la dirección de sus propios movimientos.

Es importante notar que los movimientos autónomos tienen mayor grado de control popular que los movimientos políticos tradicionales. En lugares como Venezuela, Bolivia y Brasil, los movimientos autónomos han demostrado una gran capacidad de resistencia a la cooptación a manos de los gobiernos populistas de izquierda. Tanto las luchas del MST contra los gobiernos del PT en Brasil, la rebelión popular en Bolivia en contra del incremento del precio de la gasolina, y la lucha por la autogestión obrera de la siderúrgica SIDOR en Venezuela nos señalan la posibilidad de que podrían ser los movimientos autónomos los que finalmente permitan a la clase trabajadora sacar a la burguesía nacional de la ecuación de la “liberación nacional”, para que los oprimidos puedan gestionar su propio destino sin la intervención de esos intermediarios tradicionales. En los países como Argentina, Brasil y Uruguay, que han pasado por largos periodos de dictadura, ha habido una resistencia fuerte a la manipulación e interferencia de los partidos políticos. En su lugar, los trabajadores mismos han sido, en la mayoría de los casos, los protagonistas de movimientos tales como los piqueteros y el MST. Hasta en las situaciones en que la relación entre los movimientos autónomos, el estado, y los partidos políticos es compleja y contradictoria (lo cual se tratará en la próxima sección), existe el potencial e incluso la realidad de la autogestión genuina.

He aqui los enlaces de las otras secciones del articulo:

Primera parte: https://nosotroslospobres.wordpress.com/2014/11/13/una-definicion-de-la-autonomia/

Tercera parte: https://nosotroslospobres.wordpress.com/2015/01/22/la-complejidad-de-la-autonomia-tercera-parte-de-cuatro/

Advertisements